Cada 10 minutos se comete un robo o asalto en R. Dominicana

0
61

SANTO DOMINGO.- El adolescente Eling Dariel Sánchez de los Santos, con apenas 13 años de edad, fue asesinado a puñaladas al salir de su vivienda por dos hombres que le robaron su teléfono celular. No sería la última víctima por esa causa ya que tres meses después Julio José Cabrera, caería mortalmente herido por resistirse a entregar a dos asaltantes el celular que recién había adquirido.

Estos hechos son de los pocos que trascienden a la opinión pública porque las víctimas murieron, sin embargo, diariamente miles de pequeños robos y asaltos no son reportados por falta de confianza de la población en las autoridades policiales y judiciales.
De ahí que cada hora al menos seis personas son víctimas en República Dominicana de las acciones de raterismo, robos o asaltos a nivel más sofisticado.
En las últimas dos décadas la inseguridad y la violencia se han convertido en el pan nuestro de cada día, a tal punto que no hay zonas seguras para trabajar, caminar, recrearse, o estudiar en todo el país, ya que sin importar la provincia, el día, o el instante, cualquier espacio puede ser el lugar y hora equivocada para ser asesinado, atracado, agredido o secuestrado.

Datos estadísticos suministrados por Observatorio de Seguridad Ciudadana (OSC) y la Policía Nacional demuestran que toda la sociedad está por igual bajo el asedio de los atracadores que se mueven con toda libertad sembrando la incertidumbre y el terror, mientras despojan a sus víctimas de cualquier objeto que puedan vender.
Los robos y atracos se han convertido en una epidemia fuera de control que afecta a todos, sin importar si pertenecen a la clase alta, clase media o viven en los barrios pobres, a tal punto que entre los años 2017 y 2018 se cometieron 109,154 delitos de estos tipos.

Las cifras
Aunque muchos funcionarios gubernamentales al momento se referirse al tema lo atribuyen más a la percepción de la población que a la realidad que se vive en las calles.
A continuación se exponen algunas cifras que demuestran que más que percepción y publicidad, la criminalidad se ha convertido en un mal que crece indeteniblemente sin que las autoridades puedan enfrentarla en procura de bajar la cantidad de muertes y atracos que se cometen diariamente.
Entre enero y abril de este año fueron registrados 24,972 robos y asaltos, aunque la percepción es que son mucho más ya que miles de delitos de este tipo no son denunciados a la Policía.
En el año 2017, según datos suministrado por la Policía fueron reportados 34,073 robos y 18,129 asaltos. En el año siguiente los robos disminuyeron a 27,227 y los asaltos aumentaron a 29,725.

La desconfianza, el temor, la irritabilidad, el desasosiego y la impotencia, se han convertido en algunas de las características psicológicas más comunes de los habitantes en el país, que salen diariamente con el presentimiento de que podrían ser atracados a punta de pistola, por individuos en motocicletas que actúan con toda impunidad en calles y avenidas.
Aunque existe una forma en el proceder de estos malhechores, no hay una victimología a la hora de cometer un crimen. No importa si se está solo o acompañado, si se anda en motocicletas, carro o a pies, si se es hombre o mujer, cualquiera será asaltado sin ninguna distinción.
Para ser víctima tampoco importa la edad ni el lugar donde se esté: puede ser en su casa, en un colmado, en una banca de juegos, cafeterías, tiendas de celulares, salones de belleza, etc.
Secuestros esprés
Hace dos semanas la sociedad dominicana quedo totalmente alarmada por una modalidad de crimen que se había denunciado, los llamados “secuestro exprés”, que es definido como la retención de una o más personas en contra de su voluntad por un período corto de tiempo (horas o días).
Durante este tiempo los delincuentes exigen dinero a los familiares de las víctimas para su liberación, o hacen que el secuestrado le entregue las claves de sus tarjetas de crédito o débito para poder extraer dinero de cajeros automáticos.
Aunque no hay datos estadísticos o denuncias de la cantidad, y sobre cuando surge esta modalidad de crimen en el país, se especula que ya se viene realizando desde hace mucho tiempo. El problema como en otros casos es que no son denunciados por distintas circunstancia.

Los operativos de prevención de la Policía a veces son usados para “macuteo” de parte de los agentes asignados.
Los operativos de prevención de la Policía a veces son usados para “macuteo” de parte de los agentes asignados.

Causas
A simple vista se puede decir que la falta de vigilancia, la ineficacia de la policía y los organismo de inteligencia del estado para reducir la delincuencia, así como la complicidad de policías y militares con los delincuentes, son de los factores más importante que deben ser analizados a la hora de combatir la criminalidad en todo el país.
Muy contrario a otros años, en donde se decía que los delincuentes estaban mejor armados que los policías, en la actualidad la uniformada cuenta con tecnología, equipos, armas (pistolas, escopetas, fusiles, metralletas) vehículos (motocicletas, carros, camionetas, etc.), y una red de destacamentos policiales confortable; sin embargo el patrullaje es muy escaso.
Desde el punto de visto sociológico las causas que dan pie al origen e incremento de la delincuencia en la sociedad dominicana podrían ser muchas y posiblemente varíen de acuerdo al entorno sociocultural y psicológico en que vive cada individuo.
Aunque es bueno tomar en cuenta que siempre serán un común denominador en esta problemática; la pobreza, falta de educación, la falta de oportunidad, el desempleo, problemas de adicción y abuso de alcohol y drogas, la desintegración familiar, la corrupción, y los nuevos hábitos de consumos creados por la publicidad y la penetración cultural.
La vanidad creada por la publicidad y la penetración cultural es quizás uno de los factores más influyente a la hora de crear nuevos delincuentes. Jóvenes que no trabajan y quieren todos los días estar es discotecas y drink y vistiendo camisa, pantalones y tenis caros, son seguros atracadores en el día día inmediato.
Objetos robados
El portar digital de OSC solo registra los robos de automotores (motocicletas y automóviles) y armas de fuego.
Ya en los primero cuatro meses de este año se reportan 1,595 robos. De estos 1,313 son motocicletas (objeto más robado en la vía pública de los publicados), 155 armas de fuego y 127 automóviles, estas cifras representan un aumento de un 13% con respeto al año anterior.
Durante el año 2018 fueron robados 6,145 vehículos de motor, correspondiendo la mayoría de estos a motocicletas, lo que indica un 89% del total de estos robos. Esta cifra represento un aumento del 3%, con respecto al año 2017 en el cual se habían anotados 5,970 robos de este tipo.
Celulares
Jóvenes estudiantes, adolescentes y a punto de graduarse; mujeres de distintas edades; así como militares y policías de diferentes rangos han sido ultimados en distintas ciudades para despojarlos de sus teléfonos.
Sin un análisis científico previo, solo con la información que se da boca a boca y los vídeos que se observan en la Internet se puede afirmar que los teléfonos celulares se han convertido en el objeto mas robado diariamente es las calles del país.
Aunque pueda parecer extraño los datos estadísticos sobre Smartphone robados no aparecen en las estadísticas de crímenes que cada cuatro meses sube el Observatorio de Seguridad Ciudadana a su portal digital, sin embargo datos suministrados por la policía dan cuenta de que en el año 2017 fueron reportados como robados 7,807 celulares.
En el caso de República Dominicana, aún no hay estadísticas concretas de cuántos robos de celulares se registran cada año, pues las personas no siempre hacen denuncia.

Inexplicable
Resulta inexplicable para la ciudadanía entender cómo es posible que individuos con todas la característica del de un “perfil sospechoso” se muevan con toda libertad por sectores capitalismos sin llamar la atención de las autoridades policiales.

Por el nacional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here