¿Cómo parar a Durant?; una pregunta casi sin respuesta

0
119

Golden State Warriors abunda en estrellas, pero , a pesar de ser la última en unirse, es –seguramente– la más determinante de todas ellas. Sus playoffs como una muestra más de esto. Por ahora, en siete partidos, son 35 puntos y más de 5 rebotes y asistencias en 37,3 minutos, con la brutalidad de un 57% en tiros de campo.

En el primer encuentro de semifinales ante Houston clavó su media (35 puntos), pero previamente se había pegado un festín en el definitivo Game 6 ante su primera víctima, los Clippers, con 50 puntos, un 14/26 en tiros de campo y un 6/14 en triples.

Uno de sus principales defensores (por llamarlo de algún modo) a lo largo de la serie fue : claro missmatch si hablamos de altura, hándicap equiparado por su inconmensurable porfía y entrega. Pero aún así, medio centenar de puntos de KD.

Sobre esto, en la rueda de prensa posterior al partido que constataba su eliminación, una periodista de ESPN lanzaba el guante a Beverley y su compañero de marrón ante los micros, . Respuestas (en plural) plagadas de resignación, filosofía y hasta unas gotas de humor.

“¿Qué más podríais haber hecho para frenar un poco a Durant, especialmente durante la primera mitad?”. Beverley para batear: “Esta la respondo yo”

Intentarlo todo… no es suficiente

Y a partir de ahí, la cruda verdad. “Te aseguro que lo intentamos”, comienza Lou. “No nos rendimos en ningún momento”, sigue Beverley. “No nos acercamos y le dijimos, ‘venga va, métenos cincuenta esta noche’. Es un jugador increíble y metió muchos tiros difíciles. Si tú fueras el entrenador, ¿que nos encomendarías haber hecho?”.

“Lo intentamos todo”, a Lou ya le da la risa… “intentamos distintos marcajes y…. NO FUNCIONARON”, termina por él Patrick. “En ocasiones te cruzas con gente especial, y no hay nada que puedas hacer para escapar. Él es uno de ellos y lo ha demostrado esta noche”.

Desde que Durantula llegara a la Bahía, los Warriors tan solo saben lo que es ganar. Dos de dos, y rumbo al tercero. Sólo olieron el miedo en los pasados playoffs ante sus rivales de hoy, los Houston Rockets. ¿Habrá vendetta o tan sólo un paso más hacia el ansiado three-peat?