Denuncian la desaparición de manifestantes en una cárcel de Nicaragua

0
170

nicaragua protestas banderaManifestantes antigubernamentales presos en la cárcel «La Modelo» de Nicaragua desaparecieron luego sufrir una paliza y ser intimidados por «fuerzas antimotines», informó este miércoles el Comité Pro Liberación de Presos y Presas Políticas.

La denuncia de la desaparición la hicieron a través de una carta otros manifestantes que se encuentran detenidos en esa cárcel, precisó el comité a través de un pronunciamiento público.

El abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Julio Montenegro, apoyó la denuncia y detalló que, según las investigaciones del organismo, los presos fueron agredidos por un contingente de entre 400 y 500 miembros del Sistema Penitenciario Nacional (SPN).

La agresión señalada por los presos habría ocurrido el martes, de acuerdo con lo relatado en la carta, cuando fuerzas antimotines acompañados de técnica canina ingresaron a las 12.00 hora local (18.00 GMT) a la galería 16 del presidio donde «arremetieron contra los reos».

La escena se repitió una hora después «provocando terror y atemorizando a los reos», de acuerdo con la denuncia, que precisa que unos 50 jóvenes fueron trasladados a celdas de castigo y a otros, cuya cantidad no especificaron, los llevaron a «la 300», una de las secciones más temidas de «La Modelo».

Los hechos se desencadenaron cuando un grupo de convictos de la galería 16 entonaron el himno de Nicaragua y alzaron símbolos patrios con la bandera nacional del país centroamericano, que habían elaborado de forma artesanal, afirmó Montenegro, en conferencia de prensa.

«Hay golpeados, trasladados, desaparecidos, nuestras vidas corren peligro», dijeron en la carta, informó este miércoles el comité.

El presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo (AFP)

El presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo (AFP)

Las denuncias sobre palizas a manifestantes que han sido arrestados en el marco de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde abril de 2018 no son nuevas y la más reciente ocurrió a inicios de este febrero en la cárcel de mujeres «La Esperanza».

«Debemos alertar a todos los gobiernos del carácter fascista del Gobierno Ortega Murillo», resaltó el comité, que sostiene que unas 777 personas están en las cárceles de Nicaragua en calidad de «presos políticos».

La crisis que atraviesa Nicaragua ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 777 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, reconoce 199 muertos y 340 detenidos a los que llama «terroristas», «golpistas» y «delincuentes comunes».

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de «más de 300 muertos», así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

Ortega, quien lleva doce años en el poder de manera continua, no acepta responsabilidad en la crisis ni tampoco los señalamientos generalizados sobre graves abusos de las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales y denuncia ser víctima de un intento de «golpe de Estado fallido».

La CIDH ha señalado al Gobierno de Ortega de practicar crímenes «de lesa humanidad», mientras la Organización de Estados Americanos (OEA) mantiene el proceso de aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua por rompimiento del orden constitucional.