El cáncer de mama masculino: una enfermedad invisible que comienza a ver la luz

0
416

El cáncer de mama es una enfermedad que afecta primordialmente a las mujeres. Las cifras así lo indican: una de cada ocho padecerá esta patología a lo largo de su vida. Pero, aunque lo parezca, esta dolencia no es exclusivamente femenina. Los hombres también pueden sufrirla. De hecho, la padecen: por cada 100 casos de cáncer de mama femenino hay uno masculino. Efectivamente, es una minoría, pero no por ello deja de existir.

Con la voluntad de hacer visible lo invisible, hoy ha nacido de forma oficial la Fundación INVI (Fundación Cáncer de Mama Masculino). Se trata de una institución pionera en España, ya que no existía ninguna hasta la fecha. Màrius Soler, paciente del Servicio de Oncología del Hospital Clínic de Barcelona, es su impulsor. Este barcelonés de 44 años y padre de tres hijos sabe bien lo que es lidiar con una enfermedad que cuenta con poca visibilidad. A él le diagnosticaron en 2017 un cáncer de mama luminal mestastático en estadio IV, el más avanzado. Le dieron no más de cinco años de esperanza de vida.

Màrius Soler, impulsor de la Fundación INVI, junto al jefe del Servicio de Oncología del Hospital Clínic, el doctor Aleix Prat

Màrius Soler, impulsor de la Fundación INVI, junto al jefe del Servicio de Oncología del Hospital Clínic, el doctor Aleix Prat (M. S:)

Evidentemente, la noticia le sentó como un jarro de agua fría. Pero en lugar de lamentarse, decidió luchar. Y fue en plena batalla por seguir adelante cuando empezó a gestar la idea de crear la fundación. Su objetivo era hacer algo “trascendente” en lo que le pudiera quedar de vida, explicaba en su día a La Vanguardia.

Hace tan sólo cinco meses, su delicada situación experimentó un vuelco. Gracias a un tratamiento que inició en el Hospital Clínic, su cáncer empezó a remitir. “De estar desahuciado, con una expectativa de vida de tres años, a ver la salvación”. En este centro hospitalario empezaron a administrarle un fármaco que está dando muy buenos resultados en mujeres pero del cual no había evidencias en hombres. La apuesta, arriesgada, resultó acertada.

Así está remitiendo el cáncer de mama metastático de Màrius (pruebas de imagen separadas en el tiempo, la una de la otra, por algo más de cuatro meses)

Así está remitiendo el cáncer de mama metastático de Màrius (pruebas de imagen separadas en el tiempo, la una de la otra, por algo más de cuatro meses) (M. S.)

Después de 15 días de haber iniciado el tratamiento, el tamaño del tumor comenzó a disminuir de forma considerable. Ahora su cáncer está en fase de remisión, aunque la patología sigue presente. “Con los tratamientos actuales no podemos curar la enfermedad avanzada”, explica Maria Vidal, oncóloga del Clínic.

En la actualidad se están llevando a cabo ensayos clínicos con inmunoterapia en este tipo concreto de cáncer de mama. “Si podemos mantener la enfermedad controlada durante unos años, pronto tendremos alternativas terapéuticas para su tratamiento”, añade la oncóloga.

Hoy Màrius goza de una calidad de vida que hace medio año le habría resultado impensable. Y eso le ha dado mucha más fuerza, si cabe, para volcarse en la fundación. “Esta es la oportunidad para que otras personas que pasan por la misma situación tengan más herramientas, recursos y más conocimiento para hacer frente a la enfermedad”, relata.

Fuente: La Vanguardia