Las imágenes más desoladoras tras el tsunami de Indonesia

0
283
La devastación se ha adueñado de muchas zonas del país, como Dongala, en Central Sulawesi (Tatan Syuflana / AP)
Las víctimas se elevan a 1.234, aunque la cifra seguirá creciendo ante la dificultad de los equipos de rescate de acceder a algunas zonas.

El número de víctimas por el terremoto de magnitud 7,5 de Indonesia y el tsunami posterior no deja de aumentar. Los muertos superan ya los 1.200 y se sitúan en los 1.234, tal y como confirmó el Organismo Nacional de Emergencias. La cifra, sin embargo, seguirá creciendo ante la dificultad de los equipos de rescate de acceder a algunas zonas.

Los supervivientes se agolpan ante los camiones de suministros

Los supervivientes se agolpan ante los camiones de suministros (Jewel Samad / AFP)
Loli Pesuah, en el subdistrito de Banawa
Loli Pesuah, en el subdistrito de Banawa (Adek Berry / AFP)

Por ello, el presidente de Indonesia, Joko Widodo, ordenó el martes el envío de más equipos de rescate para localizar a víctimas de un devastador seísmo, esperando, además, que los saqueos que pueden afectar algunas áreas no hagan aumentar el miedo a un caos creciente.

Destrozos en la playa de Talise, en Palu

Destrozos en la playa de Talise, en Palu (Social Media / Reuters)
Destrozos en la playa de Talise, en Palu
Destrozos en la playa de Talise, en Palu (Hotli Simanjuntak / EFE)

La mayor parte de los fallecidos se encontraban en la pequeña ciudad de Palu, situada 1.500 km al nordeste de Yakarta, pero aún hay zonas incomunicadas donde no se ha podido llegar tras el seísmo de 7,5 grados que provocó un tsunami, lo que hace temer que el número de muertos aumente.

Un coche es visto sobre las ruinas de una casa tras el terremoto y posterior tsunami en las calles de Palu (Indonesia)

Un coche es visto sobre las ruinas de una casa tras el terremoto y posterior tsunami en las calles de Palu (Indonesia) (Hotli Simanjuntak / EFE)
Los supervivientes hacen cola para abastecerse tras el tsunami
Los supervivientes hacen cola para abastecerse tras el tsunami (Tatan Syuflana / AP)

”Hay algunas prioridades que debemos abordar, y la primera es evacuar, encontrar y salvar a víctimas que aún no han sido halladas”, dijo Widodo en una reunión del Gobierno enfocada a coordinar la ayuda al desastre en la costa oeste de la isla Sulawesi.

Un nuño duerme en el suelo ante una tienda de campaña en un campamento de Palu
Un nuño duerme en el suelo ante una tienda de campaña en un campamento de Palu (Jewel Samad / AFP)
Destrozos en la playa de Talise, en Palu
Destrozos en la playa de Talise, en Palu (Tatan Syuflana / AP)

Cuatro días después de la catástrofe, los equipos de rescate de recuperaron los cadáveres de 34 niños sepultados por el barro en la zona de la isla de Célebes afectada el viernes por el terremoto, informó hoy la Cruz Roja.

Un superviviente del tsunami buscando a familiares entre los posibles supervivientes
Un superviviente del tsunami buscando a familiares entre los posibles supervivientes (Bay Ismoyo / AFP)
Los cuerpos sin vida se agolpan en las calles de muchas ciudades y pueblos de Indonesia
Los cuerpos sin vida se agolpan en las calles de muchas ciudades y pueblos de Indonesia (Bay Ismoyo / AFP)

La portavoz de la Cruz Roja Indonesia, Aulia Arriani, añadió que además hay al menos 86 desaparecidos.

Los niños, de entre 13 y 15 años, fueron sorprendidos por una avalancha de barro mientras participaban en un campamento de estudio de la Biblia en la regencia de Sigi, una zona montañosa situada al sud de Palu, la capital provincial y donde se concentra la mayoría de víctimas del desastre.

Un retrato del presidente de Indonesia, Joko Widodo, en medio de la catástrofe
Un retrato del presidente de Indonesia, Joko Widodo, en medio de la catástrofe (Antara Foto / Reuters)
Vista del destrozo tras el terremoto y posterior tsunami en las calles de Palu (Indonesia)
Vista del destrozo tras el terremoto y posterior tsunami en las calles de Palu (Indonesia) (Mast Irham / EFE)

Los niños, todos ellos miembros de la misma iglesia, se encontraban lejos de la montaña cuando la zona fue sacudida por el seísmo, pero fueron engullidos por la lengua de tierra que sepultó el campo unos quince minutos más tarde.

Por Agencias