Cierre hospital Padre Billini afecta a miles

1083

Los usuarios han sido reubicados en otros hospitales y sólo brinda servicio la unidad de Hemodiálisis y Emergencia

El cierre del hospital Padre Billini, a raíz del hundimiento parcial del piso de la capilla de ese centro hospitalario, ha llenado de preocupación a cientos de pacientes que se han visto forzados a cargar con sus dolencias hacia otros hospitales que se hallan desbordados de usuarios en busca de servicios de salud.

Sentadas en la acera, frente a la unidad de Hemodiálisis del hospital, la única área que se mantiene ofreciendo servicios, tres mujeres no esconden el malestar que la situación ha provocado en sus familiares que, en muchos casos, deben ser hospitalizados de emergencia por las complicaciones derivadas del procedimiento y les obliga a ser trasladados, previa autorización, a los hospitales Moscoso Puello y Marcelino Vélez.

Ana María Vizcaíno no esconde el temor de que su madre, quien viene de San Cristóbal a dializarse tres veces a la semana, sufra otra crisis y tenga que ser hospitalizada en otro centro de salud. Cuenta que la dama fue una de las internas que fueron evacuadas tras los derrumbes.

“Tenemos un gran dolor de cabeza porque si eso vuelve a pasar no sabemos a dónde la van a mandar, ni quién la va a atender, porque ya aquí los médicos la conocían y le daban muy buen servicio. Nosotros necesitamos este centro”, dijo.

Afirmó que el cierre ha afectado a pacientes que vienen de lugares tan remotos como El Cercado de la provincia San Juan, Monte Plata, Baní y San Cristóbal.

“Este hospital nos va a hacer mucha falta y vamos a pasar mucho trabajo”, dijo Cristiana Moreno, quien tiene un familiar que se dializa tres veces por semana.

La doctora Ruth Araújo, directora del hospital Padre Billini, informó a elCaribe que además de la Unidad de Hemodiálisis, la cual ofrece servicios a 237 pacientes de lunes a sábado, también se mantiene abierta el área de Emergencia.

Más de 20 mil servicios

A juzgar por las estadísticas ofrecidas por la directora, el cierre afecta sensiblemente a miles de personas de distintos puntos del país, ya que mensualmente el centro ofrecía un promedio de seis mil consultas, atendía 2,500 emergencias, se realizaban 400 internamientos, 300 cirugías electivas y de emergencia y un promedio de 3,600 imágenes entre sonografías, rayos x, tomografía, entre otras.

Asimismo, se realizaban 35 mil pruebas de laboratorio, 250 transfusiones de sangre y 800 biopsias al mes, sumados a los siete mil pacientes del programa de Alto Costo que recibían su tratamiento en ese establecimiento de salud.

Con respecto al personal de salud, la funcionaria sostuvo que los 192 médicos y 121 residentes se han ido distribuyendo en el Instituto Nacional del Cáncer Rosa Emilia Tavárez (Incart) y los hospitales Moscoso Puello, Félix María Goico (de los billeteros) y el Salvador B. Gautier.

El director del Servicio Nacional de Salud (SNS), Chanel Rosa Chupany, ha dicho que no se sabe con exactitud cuándo reanudarán los servicios porque la situación de la infraestructura es peor de lo que se pensaba.

Hace 23 días que se produjo el hundimiento de una parte del piso de la capilla del centro hospitalario, que afectó directamente el área de cuidados intensivos, donde hubo que evacuar a los internos y reubicarlos en el postquirúrgico y otras salas de internamiento.

El pasado 18 de julio fueron evacuados los últimos ocho pacientes que quedaban.

Al área, la cual se encuentra intervenida por la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe) ha sido bloqueado el acceso, incluso a los miembros de la prensa.

El informe técnico refleja daños de una profundidad variable de 3 a 6 metros, con un ancho variable entre 5 y 10 metros y una altura estimada a un promedio aproximado de 1 y 1.5 metros.

El resultado preliminar del estudio firmado por el ingeniero civil Edwards Santana explica que la capilla del hospital se encuentra actualmente en un estado vulnerable a la falla estructural.
El documento resalta que el área del socavón está en riesgo de colapso por grietas en las paredes y techo de la capilla.

La Unidad de Hemodiálisis es la única área que brinda servicios.
Derrumbe habría sido por corrientes de agua

Existe la hipótesis de que el derrumbe del material de relleno pudo haber sido ocasionado por corrientes de agua que por el momento son de origen desconocido, por lo que recomienda un análisis estructural con los planos existentes del centro asistencial y la iglesia Nuestra Señora del Carmen. En febrero del 2012 fue inaugurada la remodelación de ese centro de salud, luego de dos años y medio cerrado, a un costo de US$15 millones.

20,000
servicios Es el promedio de servicios que mensualmente ofrece el Hospital Docente Padre Billini.

237
pacientes de hemodiálisis continúan recibiendo los servicios de manera normal en la unidad que se halla frente al centro.

Fuente  El Caribe