Según análisis, mas de un millón de niños en todo el mundo podrían morir por interrupción de atención sanitaria, en medio de los confinamientos de la pandemia,

1466

Desde la salud mental hasta las sobredosis de medicamentos, algunas de las consecuencias imprevistas más evidentes de los bloqueos y las restricciones por pandemia de COVID-19 recibieron finalmente la atención de los medios de comunicación. Sin embargo, las repercusiones globales de las órdenes de bloqueo sobre los más pobres del mundo han pasado un poco desapercibidas y harán que las mencionadas consecuencias nefastas parezcan leves en comparación.

Una organización de investigación dedicada a documentar las consecuencias de las intervenciones gubernamentales en caso de pandemia, *Collateral Global, publicó en mayo un análisis que revisa la investigación sobre cómo los cierres afectarán a las perspectivas de los niños. Los resultados son asombrosos.

“La pandemia de COVID-19 y las políticas restrictivas de mitigación han obligado a millones de niños de todo el mundo a caer en la pobreza, con efectos devastadores en su acceso a la educación, la nutrición, la vivienda, el saneamiento y la probabilidad general de supervivencia”, informa el equipo de investigación de *Collateral Global.